A veces es más fácil atacar una corbata desde la espalda que un Mataleón. Alejandro explica todos los pequeños detalles para dominar esta técnica.

Ir arriba