Salir de un Mataleón bien posicionado es imposible, más aún si el rival tiene además la fuerza para cerrarlo del todo, pero en algunos casos y reaccionando a tiempo hay maneras de defenderse.

Defensa de Mataleón: puntos clave

  • Usa todo tu cuerpo para defenderte y escapar. Es bastante difícil escapar de un control de espalda bien cerrado, así que hay que esmerarse y aunque hay que priorizar la defensa del cuello también deberemos encontrar un momento para librarnos de los ganchos del rival y así poder girar para acabar arriba en su guardia. Mucho cuidado en no acabar abajo en Montada, que de nuevo es una posición muy desfavorable.
  • Protocolo de seguridad. Si nuestro rival nos ha ganado la espalda hay que entrar en código rojo, es una situación crítica y hay varias cosas que deberemos hacer automáticamente. Deberemos pegar la barbilla contra el pecho para que no tenga fácil acceso a nuestro cuello, y a la vez tenemos que cruzar nuestros brazos frente a nosotros preparados para repeler la entrada de sus manos a nuestro cuello o a nuestras solapas.
  • Incomoda su posición de ataque. Siempre que sea posible deberíamos intentar deslizarnos hacia abajo de tal manera que empecemos a escurrirnos entre las piernas de nuestro rival y le dificultemos continuar con el ataque.
Ir arriba