La guardia cerrada es la guardia más sencilla de aprender cuando estamos empezando, al tener al rival tan cerca tenemos mucho control sobre todos sus movimientos y además tenemos mucha iniciativa ofensiva. Por otro lado la Guardia cerrada puede a veces ser demasiado conservadora, y de nosotros dependerá mantenerla lo más dinámica posible.

Ir arriba