La montada es una de las posiciones más dominantes en Jiu Jitsu Brasileño, ya que controlamos totalmente a nuestro rival y él pierde la posibilidad de utilizar su guardia; desde la Montada podemos hacer muchas sumisiones y cambiar nuestra posición a controles laterales o a la espalda, mientras que las posibilidades del rival son bastante limitadas; pero hay ciertos aspectos que debemos tener en cuenta si no queremos perderla.

Montada: puntos clave

  • Toma la iniciativa: tu rival está en una posición muy desventajosa, lo peor que puedes hacer es darle tiempo para pensar en cómo puede salir de ahí, así que aprovecha tu ventaja y no dejes de amenazar su cuello con la Corbata Frontal y posicionar la Llave de brazo o el Triángulo para forzarlo a cometer errores que comprometan aún más su posición. En cuanto veas tu oportunidad ve a por la finalización.
  • Pesa con tu cadera contra el rival: si dejas huecos el rival los utilizará para escapar, recapturar guardia o invertirte; pesa sobre él aplastando su abdomen con tu cadera, si es necesario engancha tus piernas bajo las suyas. El rival nunca debería estar cómodo en tu montada.
  • No dejes que atrape tus brazos: en cuanto sientas que tu rival te está atrapando un brazo probablemente esté pensando en hacerte la Inversión de montada hacia ese lado. Si posas tus manos sobre el suelo trata que nunca estén por debajo de sus axilas, así no podrá impedir que los uses para estabilizarte cuando intente la inversión.

Sumisiones desde Montada:

Ir arriba