La Omoplata no está entre las sumisiones más fáciles del Jiu Jitsu Brasileño, y es relativamente fácil de defender si la vemos a tiempo, pero a partir del nivel intermedio es un ataque que hay que tener en cuenta. La Omoplata, al igual que la Kimura es una llave de hombro que busca una luxación por hiper rotación interna de la cabeza del húmero, pero la particularidad es que la realizamos con las piernas y el oponente queda boca-abajo en una posición verdaderamente incómoda.

La Omoplata se suele realizar desde la Guardia Cerrada o la Guardia de Goma, pero si la tenemos dominada se puede hacer también desde otras muchas posiciones y enlazarse con el Triángulo o la Llave de brazo , o utilizarse para iniciar una inversión.

Omoplata: puntos clave

  • El control de la cadera es la base de la sumisión. Siempre hemos de agarrar la cadera, el cinturón o la espalda del rival con nuestro brazo más cercano, o si no se nos escapará rodando.
  • Lleva tu pierna hacia adelante para aplanar al rival contra el suelo. El gesto de posar nuestra pierna que tiene enganchado su hombro estirada en el suelo es lo que termina por romper la postura del rival, pero ten cuidado de no echar todo tu cuerpo demasiado hacia alante.
  • Coloca bien las piernas. Nuestras piernas tienen que apuntar al exterior, eso es lo que nos permitirá cargar todo nuestro peso sobre el hombro de nuestro rival pegándolo al suelo.
  • Echa tu cuerpo un poco para atrás una vez que la posición esté asegurada y aprovecha para mejorar tu control sobre el cuerpo del rival y su brazo libre.
  • Para finalizar tendremos que levantar nuestra cadera, no echar nuestro peso para alante, porque de nuevo eso le da la oportunidad al rival de escapar dando una voltereta.
Ir arriba